domingo, 16 de julio de 2017

Kipling, Austen y The Janeites


Jane Austen (Steventon, 1775- Winchester, 1817)  no solo es la primera escritora inglesa de la que se publica un volumen académico con sus obras completas, sino también la muestra más clara del fenómeno de la adoración popular, por un lado, y del criticismo entendido por otro. Desde los años cuarenta del siglo XX proliferan estudios sobre su obra, tesis doctorales, libros y referencias. Pero, además, recientemente se ha desatado el fenómeno fan que ha generado un movimiento comercial parecido al de una estrella de la música. Y, antes de eso, las películas y las series de TV han acercado su obra a un público mucho más amplio. La distinción entre público letrado y popular es patente, pero la obra de Austen soporta lecturas más o menos enjundiosas. 

En 1894 publicó Rudyard Kipling (Bombay, 1865- Londres, 1936), su famoso "El libro de la selva". En ese mismo año George Sainsbury escribió la introducción a  una nueva edición de "Orgullo y prejuicio" de Jane Austen. Fue Sainsbury el que acuñó el término "janeite" aludiendo a las personas que son devotas de Austen y de sus novelas. Sus fans acérrimas. El "janeitism" en esos años ya tenía suficiente entidad como para que el vocablo apareciera. Habían transcurrido setenta y siete años de la muerte de la escritora, ocurrida el 18 de julio de 1817, cuando contaba cuarenta y un años. 

Kipling, el escritor que dedicó más páginas a la gloria colonial de Gran Bretaña, era un janeite. Cada noche leía en voz alta a su esposa y sus hijas los libros de Austen. Orgullo y prejuicio, Sentido y sensibilidad, Persuasión, Mansfield Park, La abadía de Northanger, Emma, las seis grandes novelas que escribió, discurrían en la sobremesa nocturna del escritor y servían de deleite a sus oyentes. Algún tiempo después, en 1907, Kipling ganó el Premio Nobel de Literatura. El premio había comenzado a otorgarse en 1901 y él fue el primer inglés en conseguirlo. En 1924 escribió "The Janeites" un cuento que relata la peripecia de un grupo de soldados que eran seguidores secretos de las novelas de Jane Austen. El cuento, que aparece reflejado en la ilustración de esta entrada, formaba parte de una revista, como era usual en las publicaciones de entonces. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario dentro del respeto y la corrección.